TELÉFONO: 5272-8799 Desde el exterior: (0054) (11) 5272-8799

Tema Actual / Current Song:

  • .
    • .

      Flash Player PopUp Media Player PopUp Winamp iTunes 

    Stats for .
    • DRAGNET RADIO SHOW

      Dragnet, también conocido como LA Dragnet (su nuevo título en USA) es un programa de radio y televisión, que presentaba el drama de los procedimientos policiacos y casos del detective dedicado de la policía de Los Ángeles, el Sargento Joe Friday, y sus compañeros. El show toma su nombre de un término policiaco real, un “dragnet” significa un sistema de medidas coordinadas para aprehender criminales o sospechosos.



      ELENCO

      Sgto. Joe Friday………………………………….. Jack Webb
      Sgto. Ben Romero (1951)…………….. Barton Yarborough
      Sgto. Ed Jacobs (1952)……………………. Barney Phillips
      Oficial Frank Smith (1952)……………………… Herb Ellis
      Oficial Frank Smith (1953-1959)……….. Ben Alexander
      Oficial Bill Gannon (1967-1970)………….. Harry Morgan

      PRODUCTOR/CREADOR: Jack Webb
      1952-1959 263 Episodios
      1967-1970 100 Episodios

      Introducción

      Dragnet fue quizás el más famoso e influyente drama policiaco en la historia de los medios. La serie ofrecía una alternativa al aburrimiento y la pesadez para millones de radioescuchas, mostrándoles los peligros y el heroísmo del trabajo policiaco de la vida real. Dragnet fue alabado por mejorar la opinión publica acerca de los oficiales de policía.

      La meta del actor y productor Jack Webb fue alcanzar un nivel de realismo y de actuaciones no pretenciosas. Logro ambas cosas, y Dragnet es aun hoy una influencia clave para subsecuentes dramas policiales de diversos formatos.

      El impacto cultural del show fue demostrado por el hecho de que aun después de cinco décadas, algunos elementos de Dragnet son conocidos incluso por quienes nunca vieron o escucharon el programa:

      * La siniestra introducción de cuatro notas del tema musical de vientos y timbales titulado “Danger Ahead” (”Peligro por delante”) es instantáneamente reconocible (aunque sus orígenes datan de la banda sonora de Miklós Rózsa para la versión fílmica de 1946 de “The Killers”)

      * Otra marca registrada de Dragnet es la narración de apertura: “Damas y caballeros: la historia que están por escuchar es real. Solamente han sido cambiado los nombres para proteger a los inocentes.” “Esta ha sufrido cambios menores a través del tiempo. El “Damas y caballeros” fue obviado en algún momento, y para la versión televisiva “escuchar” se transformo en “ver”. Versiones de esta narración fueron usados en muchos dramas policiales desde entonces, y en las sátiras de estos dramas (por ejemplo, “solamente los hechos han sido cambiados para proteger a los inocentes”).El Dragnet original, protagonizado por Jack Webb como el Sgto. Friday se escucho en la radio desde el 3 de Junio de 1949 hasta el 26 de Febrero de 1957. Se lo pudo ver en televisión desde el 16 de Diciembre de 1951 hasta el 23 de Agosto, de 1959, y luego del 12 de Enero de 1967 al 16 de Abril, de 1970. Todas estas versiones fueron puestas en el aire por la cadena NBC. Tres films fueron hechos de Dragnet, una adaptación directa protagonizada por Webb en 1954, una película para la TV producida en 1966 y una parodia cómica en 1987. También hubieron tres reestrenos en la televisión, ya sin Webb, en 1989 y 2003. Una versión en tiras cómicas de Dragnet pudo verse en los periódicos desde 1952 hasta 1955, escrita por Jack Webb y Joe Scheiber.


      Creación

      Dragnet fue creado y producido por Jack Webb, quien protagonizaba el rol del lacónico Sgto. Friday. Webb había actuado en algunos programas de radio anteriormente, todos ellos de corta duración, pero Dragnet lo convertiría en una de las más grandes celebridades mediáticas de su era.

      Dragnet tuvo sus orígenes en un pequeño rol de Webb como un científico forense en la película de 1948 He Walked by Night, inspirada por el asesinato real de un oficial de policía en Los Ángeles. El film estaba representado en un estilo semi documental, y Marty Wynn (un sargento real de la división robos de la policía de los Ángeles) era su asesor técnico. Webb y Wynn trabaron amistad, y ambos pensaron que las rutinas de los oficiales de policía podría ser representada realísticamente, y que sería un drama atrapante sin las características forzadas del melodrama que eran tan comunes en la programación de radio del momento.

      Webb visitaba frecuentemente los cuarteles de policía, recorría las calles en la patrulla nocturna con el Sgto. Wynn y su compañero el Oficial Vance Brasher, y atendía a los cursos de la academia de policía para aprender la jerga policíaca y otros detalles que podrían ser usados en el programa de radio. Cuando propuso Dragnet a los productores de NBC, estos no estaban especialmente impresionados; la radio estaba plagada de investigadores privados y dramas policiales, como el anterior programa de Webb, “Pat Novak for Hire”. Aunque el programa había durado mucho tiempo en el aire, Webb había recibido muchos halagos por su papel protagónico como investigador privado, y NBC estuvo de acuerdo en poner Dragnet al aire por un período de prueba.

      Con el escritor James E. Moser, Webb preparó una grabación de audiencia, y a continuación intentó obtener el refrendo de la policía de Los Ángeles, ya que quería usar casos del archivo policial oficial, para así demostrar los pasos tomados por los oficiales de policía durante las investigaciones. La respuesta fue tibia inicialmente, pero en 1950 el Jefe de Policía William H. Parker le ofreció a Webb el respaldo que buscaba. La policía quería el control sobre los endorsos del programa, e insistía en que no se represente a los oficiales de policía de ninguna manera poco halagadora. Esto conduciría luego a ciertas críticas, en la medida en que nunca se hacía referencia a la política de segregación racial del departamento, ni se sugería la idea de la existencia de corrupción dentro de la fuerza.

      Radio

      Dragnet debutó en condiciones desfavorables. Los primeros meses fueron desiguales, hasta que Webb y compañía se acostumbraron al formato del programa y se sintieron cómodos en la piel de los personajes (Friday fue representado originalmente con un porte mucho más fuerte y desenvuelto, para luego volverse mucho más relajado). Gradualmente, el inexpresivo Friday que hablaba siempre en primera persona emergió, y fue descripto por John Dunning como un “Policía de policías, duro pero no difícil, conservador pero comprensivo”. El compañero de Friday, el Sgto. Ben Romero, era representado por Barton Yarborough, un actor con larga trayectoria radial. Cuando Dragnet dio el salto, se convirtió en uno de los más prestigiosos programas de radio del momento.

      Webb insistía en alcanzar el realismo en cada aspecto del show. Los diálogos eran fragmentos escasos y subestimados, influenciados por la vieja escuela de dramas policiales. Los guiones avanzaban rápidamente, pero sin ser apresurados. Cada aspecto del trabajo policial era contado paso por paso: desde el patrullaje y el papelerío, hasta la investigación en la escena del crimen, el trabajo de laboratorio y el interrogatorio de testigos y sospechosos. Se hacía mención de las vidas privadas de los detectives, sin embargo rara vez éstas ocupaban un rol protagónico. (Friday era un solterón que vivía con su madre, Romero era un esposo y padre que siempre se quejaba de su vida). “Minimizar también es actuar”, dijo Webb en una entrevista con la revista Time. “Tratamos de hacerlo tan real como alguien sirviendo una taza de café”. El jefe de policía de Los Ángeles C.B. Horrall y (luego) William H. Parker fueron acreditados como consultores, y muchos oficiales de policía se convirtieron en fanáticos.

      A pesar de que “Tan sólo los hechos, señora” se convirtió en el latiguillo del programa, la línea nunca fue pronunciada por Joe Friday, lo más cerca a lo que llegó fue “Lo único que queremos son los hechos, señora” y “Lo único que sabemos son los hechos, señora”. “Tan sólo los hechos, señora” data de la parodia de Stan Freberg, St. George and the Dragonet.

      Webb era puntilloso con los detalles precisos, y Dragnet usaba muchos toque auténticos, como la llamada real de la radio de la policía de Los Ángeles (KMA-367) y los nombres de muchos oficiales del departamento, como Ray Pinker y Lee Jones (del laboratorio de criminalística), o el Jefe de Detectives Thad Brown.

      Dos locutores fueron usados. Los episodios comenzaban con la locución de George Fenneman, entonando la apertura de la serie (”La historia que están por escuchar es real. Solamente han sido cambiado los nombres para proteger a los inocentes”) y Hal Gibney describiendo la premisa básica del episodio. “Big Saint”, (26 de Abril de 1951), por ejemplo, comienza así: “Eres un Detective Sargento, estás asignado a la sección de investigación de autopartes robadas. Una banda bien organizada de ladrones de autos comienza sus operaciones en tu ciudad. Es uno de los casos más difíciles de tu carrera. Tu meta: resolverlo.”

      La historia luego comenzaba generalmente con el sonido de pasos o una puerta cerrándose, seguido por Joe Friday entonando algo como “Martes, 12 de Febrero. Hacía frío en Los Ángeles. Estábamos haciendo la vigilancia diurna en la división robos. Mi compañero es Ben Romero. El jefe de detectives es Ed Backstrand. Mi nombre es Friday.”

      Friday servía como una voz narrativa a lo largo de los episodios, tomando nota de la hora, fecha y lugar de cada escena a medida de que él y sus compañeros pasaban el día investigando el crimen. Los eventos relatados en un episodio dado podrían ocurrir a lo largo de algunas horas, o incluso un par de meses. Al menos un episodio se desarrolló a tiempo real: en “City Hall Bombing” (21 de Julio de 1949), Friday y Romero tuvieron menos de media hora para detener a un hombre que amenazaba con destruir el ayuntamiento con una bomba.

      Al final del episodio, el locutor Hal Gibney relataba el destino del sospechoso. Generalmente eran declarados culpables del crimen y enviados a “La penitenciaría del estado” o a un hospital psiquiátrico. Los asesinos eran “ejecutados en la manera prescripta por la ley”. Ocasionalmente, la policía perseguía al sospechoso equivocado, y los criminales a veces lograban eludir la justicia o escapaban, al menos en la versión radial de Dragnet. En 1950, la revista Time citó a Webb: “Ni siquiera intentamos probar que el crimen no paga… a veces, lo hace”.

      Terminología especializada era mencionada en cada episodio, pero rara vez explicada. Webb confiaba en que la audiencia determine el significado de palabras o términos según su contexto. Inclusive, Dragnet trataba de evitar el tipo de exposiciones largas y raras que las personas no usan realmente en sus discursos del día a día. Muchos términos especializados (como “M.O.” para Modus Operandi) eran usados muy poco en la cultura popular antes de que Dragnet los introduzca.

      Mientras la mayoría de los programas de radio usaban uno o dos expertos en efectos de sonido, Dragnet necesitaba cinco; un guión de menos de 30 minutos de duración podía requerir de hasta 300 efectos de sonido distintos. Se hacía hincapié en la precisión: El número exacto de pasos de una sala a la otra en los cuarteles policiales de Los Ángeles era imitado, y cuando un teléfono sonaba en el escritorio de Friday, lo hacía con el mismo sonido con el que sonaban los teléfonos de la jefatura de policía. Tan solo un minuto del episodio “.22 Rifle for Christmas” es un ejemplo representativo de los efectos de sonido evocativos que presentaba “Dragnet”. Mientras Friday junto a algunos otros investigaba manchas de sangre en un patio trasero suburbano, se escucha una serie de efectos montados unos sobre otros: el sonido de la bisagra de una puerta, pasos, un técnico raspando sangre en un sobre de papel, los cristales chocando de unos viales químicos, llamados de pájaros y un perro ladrando a cierta distancia.

      Los guiones abordaban un número de temas, desde lo más escalofriante (asesinatos, personas desaparecidas y robo a mano armada) hasta lo más mundano (fraude bancario y pequeños hurtos), sin embargo “Dragnet” los hacía todos interesantes debido a las tramas ágiles y el realismo detrás de escenas. En “The Gargabe Chute” (15 de Diciembre de 1949), incluso tuvieron una misteriosa habitación cerrada bajo llave.

      Aunque relativamente insulso para los estándares modernos, Dragnet –especialmente en la radio– lidiaba con temas controversiales, como crímenes sexuales y drogadicción con un realismo sin precedentes. En un ejemplo de esto, Dragnet rompió con uno de los silenciosos (y aún rara vez mencionados) tabús del entretenimiento popular en el episodio “.22 Rifle for Christmas”, que salió al aire el 21 de Diciembre de 1950. El episodio relataba la búsqueda del joven Stevie Morheim, sólo para descubrir que había muerto accidentalmente mientras jugaba con un rifle que le pertenecía a un amigo; su amigo le dijo a Friday que Stivie estaba corriendo mientras sostenía el rifle y se tropezó y cayó, haciendo que el arma se dispare y hiera mortalmente a Morheim.

      NBC recibió miles de cartas en protesta, incluyendo una protesta formal de la Asociación Nacional del Rifle. Webb reenvió muchas de las cartas al jefe de policía Parker, quien prometió “Diez programas más ilustrando la estupidez que hay en darle rifles a los niños”. Otro episodio lidiaba con mujeres jóvenes que, más que encontrar el estrellato en Hollywood, caen víctimas de buscadores de talento fraudulentos y terminan involucradas en la pornografía y la prostitución.

      El tono era generalmente serio, pero había algunos momentos de distensión cómica. Romero era un poco hipocondríaco y a menudo se lo mostraba dominado por su mujer, y aunque Friday tenía citas con mujeres, generalmente eludía a aquellos que intentaban emparejarlo con mujeres con aspiraciones al casamiento.

      Debido en parte a la afición de Webb por el drama radial, Dragnet continuó en el aire hasta 1957, como uno de los últimos shows radiales de todos los tiempos en ceder ante la creciente popularidad de la televisión. De hecho, el programa de TV probaría ser efectivamente la versión visual del programa de radio, manteniendo prácticamente el mismo estilo. El programa de TV podía ser escuchado sin ser visto, y aún así era posible entender perfectamente la historia.